Hay una regla básica de cortesía que dice: si llega, salude. Si se va, despídase.

Es sencillísimo, pero a veces parece que es más fácil sacarle un pellizco a un balín engrasado que un saludo a un descortés.

Observe el video en la nota.

About the Author:

Leave A Comment